Pol. Servicios la Serna, Ciudad Agroalimentaria de Tudela, Calle H, Naves 2,3 y 4, 31.500 Navarra
+34 948 84 74 48

El ruido en el trabajo

¿Qué es el ruido?

El ruido es un sonido no deseado. Su intensidad se mide en decibelios (dB). La escala de decibelios es logarítmica, por lo que un aumento en el nivel de sonido de 3 decibelios representa una duplicación de la intensidad del ruido. Por ejemplo, una conversación normal puede ser de aproximadamente 65 dB, mientras que una persona que llora puede llegar a 80 dB. Aunque la diferencia es sólo de 15 dB, el grito es 30 veces más ruidoso. No es sólo la intensidad la que determina los peligros del ruido, también la duración a la exposición es muy importante. Para tener en cuenta este factor, utilizamos los niveles promedios de sonido en el tiempo. Para el ruido en el lugar de trabajo, esto se basa por lo general en un día de trabajo de ocho horas.

¿Cuáles son los posibles problemas causados por el ruido?

El ruido no tiene por qué ser muy intenso para que sea nocivo en el lugar de trabajo. Puede contribuir de manera significativa a incrementar otros riesgos presentes en el lugar de trabajo como por ejemplo:

  1. – puede aumentar el riesgo de accidentes debido a la incapacidad de oír señales de advertencia;
  2. – puede causar la exposición a ciertos productos químicos aumentando cada vez más el riesgo de pérdida de la audición;
  3. – puede causar estrés en el trabajo.

La exposición al ruido puede causar varios riesgos de salud y seguridad para los trabajadores: La pérdida de audición: el ruido excesivo daña las células de su parte interna y conduce a una deficiencia auditiva. “En muchos países, la pérdida de audición inducida por el ruido es la enfermedad profesional irreversible más relevante”. Se estima que el número total de personas que sufren de pérdida de audición en Europa es mayor que la población de Francia. Efectos fisiológicos: Esta demostrado que la exposición al ruido tiene un efecto perjudicial sobre el sistema cardiovascular. El estrés en el trabajo: el estrés laboral rara vez es causada por una sola causa, y por lo general surge de la interacción de varios factores de riesgo. El ruido en el lugar de trabajo puede ser una fuente de estrés, incluso a niveles bastante bajos. Aumento del riesgo de lesiones: altos niveles de ruido hacen que sea difícil la comunicación verbal y aumentan la probabilidad de lesiones. El estrés en el trabajo (de los que el ruido puede ser un factor) puede agravar este problema.

¿Quién está en riesgo?

Cualquier persona expuesta al ruido corre un riesgo potencial. Una mayor intensidad del ruido y exposición más larga aumenta el riesgo de daños debido al ruido. En la industria manufacturera y la minería, el 40 % de los trabajadores están expuestos a niveles de ruido significativos durante más de la mitad de su jornada de trabajo. En el sector de la construcción, este valor puede llegar al 35 %, mientras que en muchos otros sectores, como la agricultura, el transporte y las comunicaciones, el valor es alrededor del 20 %. El ruido, por tanto, no es un problema limitado sólo a la fabricación y otras industrias tradicionales. El ruido es reconocido como un problema en el área de los servicios, por ejemplo en las áreas de educación, salud y alimentación.

  1. – Un estudio sobre el ruido en las guarderías encontró niveles promedio de ruido superiores a 85 dB.
  2. – Los conductores de vehículos articulados pueden estar sujetos a 89dB.
  3. – El personal de la discoteca se puede exponer a 100 dB.
  4. – En granjas de cerdos el ruido puede alcanzar hasta los 115 dB.

¿Cómo reducir el ruido?

Los empresarios son legalmente responsables de la protección de la salud y la seguridad de todo el personal de todos los riesgos relacionados con el ruido en el lugar de trabajo y están obligados a:>

  1. – realizar una evaluación de riesgo: esto puede implicar la realización de mediciones de ruido, pero debe tener en cuenta todos los posibles riesgos derivados del ruido (por ejemplo, la pérdida de audición y el efecto sobre los accidentes de audición);
  2. – sobre la base de la evaluación de riesgos , establecer un programa de medición con el fin de – eliminar las fuentes de ruido, si es posible;
  3. – controlar el ruido en su origen;
  4. – reducir la exposición de los trabajadores debido a la reorganización del puesto y el lugar del trabajo, incluida la señalización y la limitación de acceso a las áreas del centro de trabajo en que los trabajadores tienen más probabilidades de estar expuestos a niveles de ruido superiores a los 85 dB.
  5. – como último recurso, proporcionar el equipo de protección personal para los trabajadores;
  6. – proporcionar información, asesoramiento y formación a los trabajadores sobre los riesgos que corren, las medidas operativas de bajo ruido y los métodos de uso de las protecciones del ruido.