La higiene en la industria alimentaria

Todos los agentes relacionados con la elaboración de productos alimentarios están especialmente sensibilizados con los aspectos referentes a la higiene. ¡No es suficiente con una limpieza aparente.

Además de limpias, las superficies deben estar exentas de bacterias que puedan ser perjudiciales para la salud humana. Estos microorganismos deben combatirse con agentes adecuados que además sean inocuos para las personas y a su vez no perjudiquen los equipamientos e instalaciones.

Se debe tener en cuenta una correcta ejecución, siguiendo las indicaciones de HACCP, de forma que se eviten las zonas en las que se pueda ocultar, o acumular suciedad, buscando en todo momento una facilidad y eficiencia de la limpieza desde el momento del diseño.

Una buena práctica consiste en lavar todos los elementos con una disolución de agua y cloro, con una concentración de entre 100 y 200 PPM y a una temperatura inferior a los 80º C. De esta forma se consigue una eficaz desinfección. Elevar la concentración o la temperatura puede poner en peligro la durabilidad de las instalaciones.

En resumen lo más importante es asegurar una correcta limpieza y desinfección, siguiendo las instrucciones de los fabricantes de los productos de limpieza y desinfección. En todos los casos el proceso deber terminar con un profundo aclarado que elimine todos los productos de limpieza y desinfección utilizados.

¿TE AYUDAMOS?

Necesitas información, maquinaria a medida, presupuesto o ¿cualquier otra consulta?

+34 948 84 74 48