Nuestro Activo Más Valioso: Parte I

Lo que vemos ¿es lo que hay? Nuestra actividad diaria nos dificulta observar la auténtica realidad. Nos limitamos a observar lo aparente y en consecuencia no actuamos sobre la raíz de los problemas. Hoy día la tecnología es relativamente fácil de adquirir. Sin embargo ¿dónde se adquiere un equipo motivado? Es más, una vez adquirido, ¿Cómo se mantiene y se potencia?¿Por qué nuestro equipo no está alineado con nuestra estrategia y parece en ocasiones desmotivado? ¿En qué medida podemos actuar sobre este activo? Nuestro Activo Más Valioso. ¿Saben nuestros empleados lo que esperamos de ellos?Resulta complicado hacer lo que se espera de nosotros si previamente no se nos ha comunicado con absoluta claridad. Es preciso que el jefe jerárquico del empleado emplee el tiempo necesario en pensar ciertas cosas, antes de entrevistarse con su empleado y hacer una evaluación de su desempeño. Debe tener muy claro algunos puntos en los diferentes aspectos, cuantitativos, cualitativos y de relacionamiento: 1.- Lo que su empleado hace bien 2.- Lo que su empleado hace mal 3.- Lo que quiere que haga su empleado en el futuro 4.- Como van a medir su evolución 5.- Posibilidades de mejora y herramientas para elloNormalmente nos centramos en lo que nuestros empleados hacen mal y solemos dirigirnos a ellos sólo en esas ocasiones, a veces no de la manera más adecuada. Perdemos muchas oportunidades de felicitar a nuestros trabajadores cuando realizan un trabajo excelente o hacen un esfuerzo adicional. ¿Qué aporta la entrevista de desempeño? Para lograr el máximo rendimiento de un empleado debemos trabajar varios factores. Los Objetivos (qué hacer), la Competencia (como hacerlo) y la Motivación (querer hacerlo). Así pues está claro que debemos saber lo que se espera que esa persona haga, marcando unos objetivos claros, y unos indicadores para su seguimiento. Además de saber lo que tenemos que hacer debemos saber hacerlo y si no es así hay que tomar las medidas necesarias para ello. Finalmente y posiblemente lo más importante debemos querer hacerlo. Todo esto debe ser tratado en la entrevista con total libertad y naturalidad. De esta forma estamos actuando sobre los tres factores que influyen directamente sobre el rendimiento de nuestros empleados. Es decir si hacemos bien esta parte de nuestro trabajo (la más importante como directivos) estamos potenciando al máximo los factores que van a hacer posible incrementar el rendimiento en nuestra empresa y crear un clima de confianza y colaboración.

¿TE AYUDAMOS?

Necesitas información, maquinaria a medida, presupuesto o ¿cualquier otra consulta?

+34 948 84 74 48